Renunciando a mi Zona de Confort

Por ilse_marel | Esto que Llamamos Vida

Cómo renuncié a mi zona de confort. Si te cuesta dar el paso, mi historia te dará el empujón que necesitas.

Si llevas meses postergando un cambio importante, por miedo a las críticas o las consecuencias negativas, necesitas leer la historia de Adriana.

Después de trabajar 10 años para la misma empresa, decidió que era momento de cumplir su sueño: hacer un cambio radical de vida e irse a viajar. Empezaría en Australia, después pasaría a Tailandia y remataría con la India.

Parte de ese «cambio radical» consistía en empezar un blog para compartir su aprendizaje e inspirar a los demás a luchar por sus sueños. Aún así, se detenía. Sentía que sus ideas eran poco interesantes.

Le puse el reto de escribir una pieza y compartirla conmigo, para que le diera retroalimentación y WOW!!!

Quedé impactada por la honestidad de sus palabras. Le pedí permiso de compartirla contigo. Te va a dar el empujón que necesitas para dejar de procrastinar y dar el primer paso con tu sueño – cualquiera que sea.

Sin más, te dejo con Adriana.

Renunciando a mi Zona de Confort

Un viaje de mil millas comienza con un primer paso

Lao Tzu

Diciembre 31 del 2017, 11:58 p.m.

Besos, sonrisas, buenos deseos, abrazos por doquier.

Nos preparábamos para la llegada del tan anhelado 2018…mientras la mitad de mi familia hacía su lista de buenos deseos, la otra mitad seguía la tradición de las doce uvas para recibir de la mejor manera un nuevo año.

Y mientras tanto yo (quien nunca fui la más creyente de estos agüeros de año nuevo) me preparaba en una esquina para contarles a todos la difícil decisión que había tomado dos meses atrás: renunciar a mi trabajo de toda la vida y marcharme lejos de mi país para iniciar una nueva vida desde ceros.

A lo que más temía, por supuesto, era la reacción de mi madre, quien a sus casi 60 años de edad había tenido una vida llena de miedos y de bloqueos emocionales y quien lógicamente por herencia hizo que sus inseguridades de alguna forma también hicieran parte de mí.

12:10 a.m.

Una mesa llena de comida que conservaba la tradición familiar de año nuevo: pavo, ensalada, vino, cerveza, natilla, buñuelos.

Me levanto de la silla y me encuentro lista para hablarle a mi familia:

Quiero aprovechar esta oportunidad para contarles que he tomado la decisión de irme a vivir a otro país, me voy a estudiar y a vivir nuevas experiencias, por lo cual estaré renunciando a mi trabajo en los próximos meses y estaré dejando todo lo que tengo para poder comenzar de ceros, necesito que no me juzguen, sino que me apoyen porque esto es algo que he querido hacer desde hace mucho tiempo

Y entonces (para sorpresa mía) llegaron las palabras de mi madre apoyándome desde EL AMOR y no desde sus MIEDOS ni desde sus INSEGURIDADES:

Me da tristeza que te vayas, pero si es lo que sientes que debes hacer yo te apoyo. Eres inteligente, capaz y sé que vas a estar bien. Además, acá siempre estaremos esperándote con los brazos abiertos.

Me sentí tranquila, confiada y feliz… me había estado preparando todo ese tiempo para escuchar un discurso extremista y por supuesto pesimista que había creado en mi mente (mi tramposa mente, esa que no deja de maquinar), en el cual tendría que salir luchando como un valiente Don Quijote para defender a capa y espada mis sueños y mis ideales… pero resultó, que lo que tanto temí durante varias semanas, días, horas, minutos jamás sucedió… No hubo cuestionamientos, críticas, nadie me juzgo.

¡NUEVA VIDA… ALLÁ VAMOS!, lo demás era pan comido… ¿O quizás NO?

Lo que estoy dispuesta a dejar atrás

Tras hacer pública la decisión de irme, venía la parte más difícil de todas: poner en marcha mis planes y mandar (literalmente) todo al carajo. Para ello tendría que concretar SI O SI la fecha definitiva de mi viaje.

Debía comenzar a organizar cuanto antes mis cosas:

  • Ponerme en contacto con mi arrendataria (quien ahora se había convertido en mi amiga) para informarle que dejaría el apartamento.
  • Buscarle un nuevo hogar a mi amado hijo felino (provisionalmente)
  • Poner en venta mi carro y mis cosas personales (comenzaba el desprendimiento de lo material)
  • Hacerme cuanto examen médico fuera posible (ya saben, prevenir es mejor que lamentar).
  • Compartir más tiempo con mi pareja, mi familia y mis amigos antes de irme (ni pensar en esta despedida).
  • Dejar mis deudas al día (que afortunadamente ya eran mínimas).

Y lógicamente:

Literalmente en ese momento comencé a entrar en pánico.

Y es que siendo honesta, renunciar a la seguridad y la tranquilidad de tener un trabajo estable, bien pagado y bastante cómodo no es una decisión fácil de tomar (peor aún cuando tienes personas a tu alrededor recordándote todos los días lo complicada que está la situación en tu país).

Pero en realidad, ¿Cuál seguridad?

Me gustaría escribir sobre muchos de los casos de “falsa seguridad” que conozco de personas cercanas a mí, personas que creyeron haber cogido el sol con una mano al pensar que estarían en una empresa siempre y que la vida les dio literalmente una cachetada para recordarles que la vida NO ES ESA, que la vida NO ES POR AHÍ. Como este es un artículo corto y no quiero extenderme demasiado, contaré el caso de mi amigo Alejandro.

Alejandro se graduó de la universidad, inmediatamente aplicó a un trabajo a un multinacional donde inició como profesional en entrenamiento y en el cual fue ascendiendo poco a poco hasta obtener una buena posición y lograr tener un sueldo envidiable. Poco a poco, fue haciéndose a una mejor calidad de vida: carro, apartamento, viajes, buenos lugares a donde ir a cenar, etc., etc. Lógicamente, su vida y su mundo era su trabajo.

Después de diez largos años de dedicación y devoción a su empresa, un viernes (fin de mes) a las cinco p.m. lo llamo su jefe a su oficina para informarle que ese sería su último día de trabajo (ya sabes, recorte de personal). El hombre quedo literalmente perdido, y, como nunca había indagado sobre sí mismo y como seguramente pensó que estaría ahí toda su vida (hasta conseguir una pensión vitalicia), Alejandro literalmente se desmoronó.

Vinieron tiempos difíciles, tuvo que vender su carro y muchas de sus pertenencias para poder sobrevivir ya que no daba pie con bola en ninguno de los trabajos que conseguía. Resultó que, tras muchas idas y venidas, tras tener que renunciar a su status social y a una vida de lujos y comodidades, comenzó a encontrar respuesta a sus problemas y a sus tristezas en DIOS. Hoy en día (no sé si como vía de escape a su situación o porque encontró su verdadera vocación) se prepara para convertirse en cura.

Y no es que este mal, no me malinterpretes, es decir, soy de las que pienso que muchas veces necesitas que la vida te dé una fuerte sacudida para salir y moverte de donde estas, pero a lo que realmente quiero referirme con todo esto es que en mi caso particular no estoy dispuesta a dejar que esto me pase a mí, a dejar que los demás decidan por mí, por eso, hoy SOY YO quien he decidido tomar total control de mi vida y renunciar a la falsa seguridad de cosas, empleos, personas que no me pertenecen y mucho menos me definen.

En definitiva, MI SER en toda su extensión sabe que no hay marcha atrás y que ha llegado el momento de irme, así mis miedos (benditos miedos) y mis inseguridades me saboteen y salgan muchas veces a relucir.

¿Realmente estoy dispuesta a dejarlo todo para comenzar desde ceros?

Esta pregunta me la hago al menos unas 10 veces al día y la respuesta siempre es la misma al final: SI. Con muchas dudas (eso sí), pero al final SE QUE ESTE SALTO AL VACIO MERECERA LA PENA.

Estoy segura que pase lo que pase voy a estar bien y que simplemente si me arriesgo, la vida me dará lo que necesito PORQUE DIOS PROVEERA.

Eso sí, cuando mi mente me traiciona salen a flote esos pensamientos estúpidos (por no llamarlos otra cosa) y comienza esa charla interna que constantemente me dice: “¡mejor quédate donde estas!, ¿para que arriesgarte a tu edad?, ¿Qué no deberías es estar pensando en casarte, tener hijos, conseguirte una vivienda propia?, ¡No todo el mundo nace para brillar ni para cumplir su propósito de vida, confórmate, mejor esto a nada! ¿acaso te están echando de tu trabajo” TRISTE Y DECADENTE. Lo que se traduce en un: “virgencita, virgencita, que me quede donde esté”.

NO Y NO. Me doy cuenta que NO es posible pasar otros diez años de mi preciada vida haciendo exactamente lo mismo, contando las horas, los minutos, los segundos para salir literalmente corriendo de mi oficina y hacer cualquier otra cosa que no huela a trabajo, que no huela a oficina, que no huela a responsabilidad.

Y de verdad, de corazón. Es en ese momento cuando reflexiono y digo: NO HAY NADA QUE PERDER.

Nadie dijo que la vida fuera fácil, no es sencillo dejar atrás a las personas que amas, dejar el entorno que conoces para enfrentarte a lo desconocido, romper con toda una vida de condicionamientos, de responsabilidades, de obligaciones morales, de patrones mentales que te obligan a ser parte de un sistema que no funciona y que definitivamente no te hace feliz pero que crees que necesitas para poder sobrevivir y para ser alguien productivo para la sociedad.

Pero… ¿acaso la vida no se trata de evolucionar, de cambiar, de enfrentarte a situaciones difíciles, de superarte, de vivir sin miedo a morir y morir sin miedo a vivir?

¿En qué momentos nos volvimos conformistas y dejamos de ser protagonistas de nuestras vidas para volvernos simples espectadores?

Tomar la decisión de dejarlo todo, de perderte, de iniciar un nuevo camino NO ES FACIL, pero es NECESARIO.

No tengo ni idea de donde estaré en un año ni que personas conoceré, ni que cosas comeré, ni que miedos enfrentaré, ni siquiera sé si llegaré a encontrar mi verdadera pasión (que por el momento siento que es escribir), ni siquiera sé si voy a quedarme en un solo lugar o si estaré lista para recorrer el mundo entero o si estaré inclusive lista para regresar, la verdad que nada sé, pero esa es la parte más bonita de todas, prepararme para soltar, para por primera vez dejar de controlar lo incontrolable, para vivir cosas nuevas, cosas desconocidas, para dejar que la vida me sorprenda y traiga a mí las cosas que necesito para comenzar a ser feliz, porque estoy segura que solo cambiando, chocando, viviendo, experimentando, es cuando DIOS APARECERÁ EN MI.

Sin duda me espera un largo camino por recorrer y sé que esta decisión tan solo será una de las muchas que tendré que afrontar a medida que vaya descubriendo mi propósito de vida, pero como reza la frase debajo del título de este artículo: “Un viaje de mil millas comienza con un primer paso” y aquí el primer paso ya está dado.

¡Aplausos para Adriana! Deja un comentario y comparte

  • ¿Qué aprendiste con la historia de Adriana?
  • ¿Cuál es el cambio que necesitas hacer?
  • ¿Cuál será tu primer paso?

About the Author

Estás aquí para hacer una diferencia. Yo sólo me aseguro de que eso suceda. Juntas vamos a crear tu negocio y tu vida de libertad, donde propósito, dinero y felicidad existen en abundancia.

  • Jesica dice:

    Como anillo al dedo.. esperando que mi psiquiatra me atienda, porque también deje mi trabajo, porque también estoy llena de miedos, con la diferencia que tengo deudas, pero era un trabajo que me chupaba toda la energía, los dias y noches, el pago estaba bien y era un trabajo estable. Sigo preguntándome hice bien? Yo se que sí, pero también se que se vendran tiempos difíciles. Gracias por compartir

  • Carolina dice:

    Que padre Adriana, igual he querido irme un tiempo fuera del pais, definitivamente no es sencillo dejar todo atras y enfrentarse a algo nuevo, sin embargo el camino ira apareciendo poco a poco, ,te deseo exito ;).

    • Adriana Carbonell dice:

      Muchas gracias Carolina, no es sencillo pero.. quien dijo que la misma vida lo fuera cierto?. Como dices tu el camino irá apareciendo poco a poco, por tanto te animo a que comiences a visualizar con mas fuerza ese sueño o ese anhelo que tienes de irte, estoy segura que las respuestas te irán llegando.

      En la vida nos lamentamos mas por las cosas que no hacemos que por las que hacemos. 🙂

      Un abrazo. Adriana

  • Dilcia Rojas dice:

    Pienso que las personas que toman estas decisiones son muy valientes, no conformistas y su yo interno les impulsa hacer algo diferente con sus vidas.
    En mi caso particular, me sucedió algo similar, soy Venezolana, tengo 56 años, dos hijas y con mi segundo esposo, tenía en el 2016 el mejor trabajo, el mejor sueldo y los mejores beneficios, pero mi país se desmoronaba y no tenía seguridad, ni comida, ni medicinas, mis hijas ya se habían venido a vivir a Cancún , México, y tome la decisión de venirme a vivir aquí sin tener trabajo y sin que mi esposo estuviera de acuerdo.
    Toda mi vida había querido tener mi tienda de venta de hilos para tejer y en Vzla nunca lo iba a lograr, así que me vine renuncie a mi trabajo, vendí mi carro y me vine sola, con la esperanza de que mi esposo reflexionara y se viniera conmigo más adelante, el 16 de Diciembre del 2016 llegue a este país con mi vida de 56 años en dos maletas.
    En Febrero del 2017 comencé a trabajar en mi carrera, soy ceramista industrial , el año 2017 fue uno de los años más difíciles de mi vida, porque tenis un status en Vzla que no tenía aquí, sin carro, tenía que montarme en los camiones o buses, muchas veces estar parada y viví momentos de depresión, de pensar si había tomado la decisión correcta, mi esposo seguía en Vzla, es un hombre de 67 años, donde no quería dejar su zona de confort a pesar de situación país, tuve que superar muchas cosas y simplemente decir, Dilcia esto es lo que hay por los momentos, así que vívelo y haz lo que tengas que hacer para que en un futuro sea diferente.
    En este momento sigo en el mismo trabajo, pero quiero tener mi tienda de venta de hilos, por eso me inscribí en este curso para tener las herramientas para hacerlo, ya que no cuento con el capital pata invertir , quiero comenzar de cero y dentro de un año estar en otra situación, en este momento mi esposo está conmigo, pero enfrentando muchas dudas, porque no trabaja, pero ahí vamos cada día superándonos .C

  • Alejandra dice:

    FELICITACIONES POR ADRIANA! SEGURO TODO LE VA A IR ESPECTACULAR. OJALA ME HUBIERA DECIDIDO A HACER ALGO PARECIDO, PERO EL MIEDO PUDO MAS EN MI Y EL TIEMPO PASO Y LLEVO 17 AÑOS TRABAJANDO EN UN LUGAR SOLO PARA SUBSISTIR.
    SALUDOS CORDIALES

    • Adriana Carbonell dice:

      Muchas gracias Alejandra por tus buenos deseos!. No se cual es tu situación particular pero creo firmemente que nunca es tarde para que cumplas tus sueños. Si eres consciente de que tus miedos te dominan y no te han dejado vivir lo que tanto anhelas pienso que deberías creer mas en ti y apostar por la increíble mujer que sin duda eres, creo que todos venimos a este mundo a brillar. No deberías nunca limitarte ni conformarte. Un abrazo Adriana.

  • Nadeska dice:

    Gran historia sobre todo motivacional. A mí me ha tocado tomat decisiones similares más no iguales, pero sin dudas reflexiono leyendo esto. Gracias por compartir

  • Erika Banegas dice:

    Me encanto y en cierta forma me identifico con lo descrito. A veces se nos preesentan situaciones q en ese momento no queremos tenerlas, pero pasan por algo. Como digo: Todo en la vida tiene un proposito. Saludos

    • Adriana Carbonell dice:

      Gracias Erika. Es cierto! a veces las oportunidades o las situaciones se presentan y muchas veces no las tomamos. No es que este mal, simplemente no era el momento apropiado. Pienso que las cosas llegan en el momento que deben llegar NI ANTES NI DESPUÉS y solo cuando te arriesgas a hacer algo es porque definitivamente tu ALMA Y TU SER lo saben y están dispuestos a vivirlo.

      Un abrazo! Adriana

  • Mariana dice:

    Wow!! En verdad me identifiqué tanto. Debo confesar que lloré porque al fin sentí que encontré a alguien que sientio lo mismo que ahora estoy sientiendo. A veces creo que no existe nadie más con esos pensamientos, con ese miedo y hoy leyendo esto confirmo que no soy de otro mundo. He tenido demasiado miedo de mi, de desepcionar a las personas que amo y sentirme totalmente incapaz. Esto me ha movido demasiado (repito llore mientras lo leía) porque esa perra interior ha hecho de las suyas. Es difícil hoy no escucharla ya que existen momentos como este que puedo darme el valor de arriesgarme y atreverme pero mañana o al ratito se muestra a lo grande, con corona y todo. Así mi cobardía regresa y de nueva cuenta sigue pasando el tiempo. Eso de enfrentarse a si misma (mi perra interior) está haciendo de mi vida un nada.

    • Adriana Carbonell dice:

      Hola Mariana!. si este articulo te ha hecho llorar es sin duda porque algo muy dentro tuyo te está diciendo que llego el momento de cambiar y de creer en ti, es tu SER pidiéndote a gritos que SEAS TU y que le des espacio a tu verdadera ESENCIA, esa que no se conforma, esa que no se cansa de soñar, esa que QUIERE VIVIR.

      Es deshonesto creer en algo y no atreverse a vivirlo por miedo, así que tu trabajo, tú único trabajo en esta vida debe ser de ahora en adelante hacer cosas que te hagan feliz, trabajar en cosas que te ilusionen, luchando contra el miedo y viviendo con todas tus fuerzas!! NI MAS NI MENOS.

      No dejes que el miedo y la cobardía se apoderen de ti porque esos miedos solo están en tu cabeza y son lo que no te dejan avanzar. Enfréntate a ellos y no te conformes. Todo lo que dejes de hacer por miedo a lo que la gente esté pensando de ti, es un discurso de tu mente. Tu existencia la CREAS TU y solo por ello VALE LA PENA INTENTARLO. Mucha fuerza! 😉

      UN ABRAZO! Adriana

  • Maia dice:

    Buenas. Te felicito Adriana, Yo estoy en las mismas. Siento que tengo que irme lejos, un cambio es lo que necesito. Solo que me da un poco de miedo dar ese paso.
    Pero siempre esta rondando en mi mente la idea de irme a otro pais y rehacer mi vida.
    Trabajo hace 17 años, soy una persona de 38 años y no tengo hijos.
    Ojala me decida y me vaya lejos a empezar de cero.
    Hay veces que los miedos nos hace una mala jugada
    Suerte y Exitos

    • Adriana Carbonell dice:

      Hola Maia. Gracias por tu comentario. Se perfectamente de lo que hablas, se que da miedo (mucho miedo) irte lejos, rehacer tu vida y comenzar desde ceros. En mi caso (no muy diferente que el tuyo) con 36 años hoy decido dejar atrás el conformismo y una vida que no me hace feliz para comenzar a vivir lo que mi corazón me dicta.

      Tu vida es tuya y nadie mas la vive por ti, por eso, si tienes un sueño, si tienes un anhelo debes jugártela por ello. No dejes que la edad te condicione ni tampoco esperes la aprobación de los demás, tampoco esperes las condiciones perfectas para que todo se de, debes buscar las oportunidades y dar ese paso. No tengas miedo de perder nada porque si te lanzas la vida te dará lo que necesitas.

      Un abrazo!! Adriana

  • Tony dice:

    SOLICITÉ EN DOS OCASIONES LA GUÍA «10 CLAVES PARA SER LO QUE QUIERAS» Y NO ME LLEGO EL CORREO PARA CONFIRMAR MI PETICIÓN.

    • Paola Hernandéz dice:

      Hola Tony! Soy Paola, actualmente formo parte del equipo «Estilo Pura Vida». Gracias por comunicarnos tu inconveniente, así podemos ayudarte. Te enviaremos a tu correo la guía «10 Claves para hacer lo que Amas» ¿Es ese el contenido que solicitas? Si es así, espero que lo disfrutes. Si no es así, responde por favor al correo para brindarte la ayuda pertinente.

      Que tengas un excelente día!

  • Nora Pelayo dice:

    Felicidades Adriana por vencer el miedo al cambio!!
    Me encanto tu articulo, nos motiva a dar el salto a la acción. Que padre llegar a vivir de nuestra pasion o nuestros sueños y poder tener una vida de libertad y una vida increible que te mereces.
    Exito y bendiciones!!

    • Adriana Carbonell dice:

      Gracias Nora! el miedo a vencer el cambio no es fácil pero es NECESARIO como lo digo en el articulo. Es mejor arriesgarte que quedarte con las ganas de pensar que podría haber sido. Te mando un fuerte abrazo!

  • Mara dice:

    Wow!! Que genial aplausos para Adriana por ser tan valiente, me sentí muy identificada con su historia, algo similar me sucede y ahora me doy cuenta que por algo llegue a este blog y abrí este tema sin duda era para mi y me cayo como anillo al dedo. Te deseo lo mejor de lo mejor Adriana en esta nueva aventura. Y estoy como tu dando mis primeros pasitos para mi viaje de mil millas. Saludos.

    • Adriana Carbonell dice:

      Muchas gracias Mara por tus buenos deseos. Anímate a dar el salto, si ya lo has visualizado es porque ya existe en algún plano en el tiempo y sin duda el universo en algún momento te lo va a dar. Apuesta por ti!! 🙂 sin duda vendrán grandes cosas!

  • Andre dice:

    Quiero saber la continuación de la historia

    • ilse_marel dice:

      Siii! Qué emoción. Después le pediré a Adriana que regrese a contarnos cómo le fue =).

  • dennis rodriguez dice:

    woow definitivamente , estoy super conectado contigo , y es tu post agregas los datos en que te llego el mensaje y es mi cumpleanos , tambien tome esa desicion de mudarme de pais y dejar todo atras y aunque no fue facil fue y y sera simepre la decion correcta , porque me hizo realmente libre y feliz a pesar de todos los padecimientos que puedan aparecer en el camino tenemos que seguir de pie y , estar siempre fuertes ! gracias por comparti tan linda experiencia , espero que la vida te llene de alegrias y de cosas buenas !

  • >