Iniciar un Negocio Mientras Trabajas – Es la Mejor Idea!

Por ilse_marel | Dinero & Abundancia

Iniciar un negocio mientras trabajas - es la mejor idea!
Tienes un empleo estable? Bien por ti. Estás en el mejor momento para iniciar tu propio negocio y diseñar un futuro brillante. Sí, de esos con soles, florecitas y un perro. O bueno, como tú lo quieras. El punto es que no puedes dejar pasar un día más sin emprender.

Imagina que llegas al trabajo y encuentras una nota: ven a mi oficina. Atte. Jefe. Un poco desconcertada caminas hacia allá, preguntándote si te darán un aumento de sueldo o un nuevo proyecto. Abres la puerta de Mr. Jefe y notas una expresión extraña en su rostro.

Hace preguntas bobas sobre tu fin de semana. Finalmente respira profundo y dice lo que nunca creíste escuchar: a partir de la próxima semana serás una feliz desempleada.

Pero señor… yo me esfuerzo, hago las cosas bien, no me merezco esto.

Tus sueños de viajar y estudiar una maestría se desinflan como globos sin aire. Ahora lo importante es pagar la renta del próximo mes. Nunca creíste que serías tu. Pero le puede pasar a cualquiera. Por muy indispensable que te creas, no lo eres. Siendo empleada, pones tu futuro en manos de una gran corporación, que poco toma en cuenta tus necesidades.

Afortunadamente, tienes todos los elementos para evitar que esto suceda.

Porqué Deberías Iniciar un Negocio Mientras Trabajas

Suele pensarse que iniciar tu propio negocio es arriesgado. Es más arriesgado no hacerlo. Si sabes lo que quieres y no te detienes hasta conseguirlo, no hay manera de fallar. Un negocio te permite tomar las riendas de tu situación económica y crear un futuro propio. Además te brinda oportunidades de crecimiento y desarrollo personal que ningún empleo te puede ofrecer.

Si en algún momento te despiden o decides que ya no quieres trabajar para alguien más, tendrás una alternativa. No será cualquier alternativa, será una que te encanta y que tu misma creaste! Estas son las razones por las que debes iniciar un negocio mientras tienes un empleo.

1 – Tienes tiempo y dinero para invertir (sí, aunque no lo creas)

“Trabajo 10 horas al día y tengo muchos gastos. No tengo tiempo ni dinero para esto!!!” Suena familiar?

Déjame decirte que estás equivocada. No importa si sólo dispones de una hora a la semana y unos cuantos pesos. La suma de estos pequeños esfuerzos dará resultados. Es mejor comenzar con poco que esperar “una señal” o “la situación ideal” que nunca llega.

Usa la conmuta hacia la oficina para escuchar audios, manda correos mientras estás en la fila del banco o aprovecha la hora del almuerzo. Cuando te enfocas en algo, lo ayudas a crecer. Poco a poco encontrarás maneras de incrementar el tiempo y dinero que puedes invertir.

2 – Le das Sentido a tu Empleo

Estar estancada en un empleo que no te satisface es extenuante. Tal vez no lo dejas porque no tienes otra alternativa. Al emprender tu propio negocio, el empleo deja de ser algo que tienes que hacer  y se convierte en el motor que alimenta a tu nueva empresa. Provee los recursos necesarios para que puedas trabajar en tu negocio, lo que nos lleva al siguiente punto.

3 – Tienes Más Recursos y Oportunidades

Tienes un sueldo, del cual puedes separar una parte para invertir. Estando en la oficina, puedes aprovechar los tiempos muertos para trabajar en lo tuyo. Los compañeros y contactos profesionales podrían convertirse en tus primeros clientes. Si mantienes la mente abierta, encontrarás varias oportunidades dentro de tu actual situación.

4 – Caes suavecito cuando todo va mal

“El éxito en los negocios no viene de un evento aislado, es un proceso”

Los grandes maestros no se hacen de la noche a la mañana. Cualquier persona que ha logrado cosas importantes, tiene una larga historia de fracasos por detrás. Inevitablemente cometerás errores con tu nuevo negocio. Eso es lo divertido! Tu empleo proporciona un colchón para que no caigas tan duro.

5 – Creas Independencia

Cuando eres la jefa, puedes diseñar tu propio horario, sueldo y manera de trabajar. Claro, la responsabilidad también cae sobre ti. Pero es algo bueno, quiere decir que eres completamente libre de poner tus propias condiciones.

Trabajar sólo 4 horas por semana y ganar el triple de lo que ganas ahora

O poner un taller en la playa y dedicarte a tu arte

Hay gente que ya lo está haciendo. Son opciones totalmente viables. Si en este momento no lo parece es porque todavía te mantienes en el paradigma de empleada. Pero recuerda, tú decides. Date permiso de soñar. En este momento no sabes como lograr lo que quieres. Eso no significa que es imposible, más bien significa que tienes una larga curva de aprendizaje.

7 – Construyes algo propio, que nadie te puede quitar

Estás en el mejor momento de sentar las bases y crear algo completamente tuyo – en lo que te encante trabajar. El primer año de tu negocio será de aprendizaje. A partir del segundo o tercero, ya sabes que estás haciendo y puedes comenzar a crecer. Aprovecha tu situación actual para construir un negocio sólido y tomar las riendas de tu futuro.

Al principio puede ser pesado. Tal vez tendrás que sacrificar tus sábados o dormirás una hora menos entre semana. Tómalo como algo temporal, un estado de transición entre tu situación actual y un futuro más emocionante. Si en este momento no comienzas a crear la vida que quieres, nunca la podrás vivir.

Definitivamente ser independiente no es para todas, pero si eres una emprendedora de clóset, sal! No dejes pasar un día más sin emprender.

Cuál es el primer paso que darás para iniciar tu propio negocio? Comparte en los comentarios.

Iniciar un negocio mientras trabajas - es la mejor idea!

About the Author

Estás aquí para hacer una diferencia. Yo sólo me aseguro de que eso suceda. Juntas vamos a crear tu negocio y tu vida de libertad, donde propósito, dinero y felicidad existen en abundancia.

>