Un Terrible Error que he Cometido Como Emprendedora

Por ilse_marel | Emprendimiento

Emprendiendo - Un terrible error que he cometido
No es sencillo emprender tu propio negocio. Al principio no sabes lo que estás haciendo.

Alguien te da una solución y otra persona te dice lo contrario. Necesitas página de Facebook!!! aprende email Marketing! Haz un plan de negocios, usa el modelo startup, aprende sobre contabilidad!

Decidir se vuelve complicado.

Uno de los errores más terribles que he cometido como emprendedora es escuchar a todos – menos a mí.

Estás hecha de cuatro elementos.

Agua. Su fuerza está en el flujo y la adaptabilidad. Cuando encuentra un obstáculo, busca la forma de rodearlo para seguir su curso.

Aire. Siempre omnipresente. Ligero y permeable. Sutil. Su fuerza reside en lo volátil que es.

Tierra. La base y estructura, el soporte que da sustento a todo lo demás. Aquiere fuerza en su capacidad de producción.

Fuego. Explosión intensa de energía vital.

Si tomas agua e intentas hacerla estable como la tierra acabas con su fuerza innata. Lo mismo sucede cuando intentas aligerar al fuego para que sea viento. No solo es imposible, también es estúpido y frustrante.

Cuando cualquiera de los cuatro elementos honra lo que es, se convierte en un arma de destrucción masiva. No hay fuerza capaz de detenerlo.

Eso es una verdad. Léela de nuevo.

Nunca Dudes de tu Poder

Se habla poco sobre el papel de los sentimientos en la vida de una emprendedora. La intuición ha sido relegada a un segundo plano, donde se descarta como algo que no es de fiarse. Nadie habla sobre iniciar tu propio negocio para hacer una diferencia y cambiar las cosas en este mundo loco.

Los consejos comunes sobre negocios apelan a una perspectiva completamente centrada, enfocada, donde la eficiencia, la estabilidad y la productividad son lo más importante. El pensamiento racional, medible y comprobable es lo único que cuenta. Números, figuras, tablas y proyecciones son la manera de hacer las cosas.

Siguiendo esta perspectiva, he tratado de encajar en el molde de un “emprendedor exitoso” que nada tiene que ver conmigo. Me he forzado a escribir detallados planes de negocios, a crear horarios perfectos y dibujar gráficas que no me sirven de nada. Por consecuencia mi potencial se ha truncado.

Siento que estoy corriendo cuesta arriba en una montaña. Hago un montón de esfuerzo sin crear los resultados que espero.

He sido agua tratando de ser tierra.

Me he empeñado consistentemente en rechazar a mis sentimientos.

Grave error.

Cuando finalmente los escuché me di cuenta de que tenían más razón que yo.

Usé el impulso de año nuevo para tener una conversación honesta conmigo misma. Despiadadamente me deshice de todo lo que ya no quería. Era injustificable, ni siquiera tenía razones válidas para hacerlo más allá de un “No lo quiero” ”Me aburre” “Que flojera me da”.

Dejé los detallados planes para confiar más en el presente. Cuando las cosas son diferentes a como pienso que deberían de ser, respiro y acepto que todo está en constante cambio. Hago caso a mi intuición (aunque a veces sugiere lo más ilógico). Sé que dejándome llevar, obtendré lo que necesito. Nunca ha sucedido lo contrario.

Soy totalmente agua, pero tengo un poco de elemento tierra, que me mantiene aterrizada y activa. Desde que empecé a funcionar con esta perspectiva, mi trabajo se ha vuelto más enfocado. Además, tomo acciones que me acercan a lo que quiero. Como resultado he recibido varias oportunidades interesantes y nuevos clientes.

El trabajo y esfuerzo nunca dejan de ser necesarios, pero cuando honras a tu elemento predominante tu capacidad de manejarlos aumenta. Además, disfrutas el proceso de construir tu negocio. Si estás emprendiendo es porque amas lo que haces, porque quieres crear algo completamente tuyo y poner tus propias reglas.

Encuentra tu propio balance, la perfecta mezcla entre agua, aire, tierra y fuego, que potencia lo que eres. Desde ahí, activa tu poder. Haz sólo lo que te gusta, déjate llevar por lo que es mejor para tí – aunque financiera o racionalmente no lo parezca. Confía.

Tu manera de hacer las cosas será muy distinta a lo que cualquier persona te puede aconsejar, pero cuando estás en tu elemento, nada ni nadie te puede detener.

Cuál es tu mayor obstáculo como emprendedora? Qué errores has cometido con tu negocio? Comparte en los comentarios.

Emprendiendo - Un terrible error que he cometido

About the Author

Estás aquí para hacer una diferencia. Yo sólo me aseguro de que eso suceda. Juntas vamos a crear tu negocio y tu vida de libertad, donde propósito, dinero y felicidad existen en abundancia.

  • Alejandra dice:

    Ilse, con cuánta verdad hablas, se nota que hablas desde el corazón, desde el reconocerte a tí misma y valorarte tal cual eres. Me encanta tu blog, el cual he descubierto recientemente, he leído varios de tus artículos y me encanta la manera en cómo nos compartes tu mundo, tu visión de ver las cosas, la vida, a mujeres que pasamos de «raras» o «defectuosas» para la gran mayoría, por no acatar lo que es «normal». A veces, en la desesperación, me lamento de no ser «normal» como la mayoría y acatar esas reglas, «todo sería mucho más fácil» me digo, pero no, poco a poco me he ido aceptando y me reconozco como una persona extraordinaria, y conocer mujeres como tú me hacen sentir aún más valiosa, porque mujeres valientes habemos pocas, y somos las que tenemos la misión de transformar a otros hacia la valentía. Te quiero decir que tus palabras dejan huella en mí, tu honestidad, claridad y pasión me inspiran. Muchas gracias!! Recibe bendiciones!!!

    • ilse_marel dice:

      Hola Ale! Bienvenida. Creo que todas tenemos algo de rareza y eso es precisamente lo que nos hace especiales, lo que debemos explotar.

  • Karo dice:

    Creo que mi mayor error hasta el momento ha sido no atreverme a confiar másen mi, a veces subvaloramos la intuición. Me encantó leer este artículo

  • >