Cómo Recuperar la Motivación Perdida al Emprender. La Guía Definitiva.

Por ilse_marel | Estrategias Para el Éxito

Descubre por qué caes al estancamiento
y cómo salir de la situación

Descubre cómo recuperar la motivación perdida al emprender. Una guía para salir del estancamiento y lograr las metas que tienes con tu negocio.

Esta es una guía sobre motivación para emprendedoras, pero quiero dejar algo muy claro.

Si esperas que me compadezca de ti porque estás estancada con tus sueños, diga que tienes el poder de cambiar y sugiera que vivas el presente para solucionar la situación, te puedes ir de aquí porque no lo voy a hacer.

Como si levantarte un día y mandar los pretextos por el inodoro realmente funcionara, con la esperanza de que a partir de hoy todo sea diferente y te empieces a esforzar por lograr tus metas.

Lo he hecho, no una ni dos ni tres veces, muchas. Tantas que ya no sé cuántas son. Lo único que sucede es que mi mente elabora una nueva sarta de pretextos para no trabajar en mi negocio cuando sé que debería estar trabajando en él #FustraciónTotal.

Afortunadamente, he encontrado varios trucos que sí funcionan y los comparto todos en esta guía.

Antes de continuar descarga tu guía en formato PDF para que la puedas imprimir y revisar cuántas veces quieras.


Esto es lo que vas a aprender:

Al terminar de implementarla, te sentirás inspirada y emocionada para trabajar en tu negocio día tras día, aunque no haya un jefe gruñón que te obligue a hacerlo.

Cómo quitarte de tu propio camino

Estaba leyendo un libro que se llama El Efecto Compuesto.

Cuenta la historia de Lance Armstrong, un ciclista que ganó el Tour de France en el 2009.

Imagina la situación.

En terreno plano eres la estrella, pero el Tour de France es una carrera de montaña y la cosa no pinta nada bien.

Llevas cinco horas y media pedaleando cuesta arriba. Hay lluvia, neblina y granizo. Te estás congelando, literal.

Apenas puedes respirar. Tus brazos y piernas arden de dolor. Sientes que no puedes más. Entonces, te das cuenta de que tus contrincantes están en la misma situación.

¿Te rindes? ¿O le das más duro a los pedales?

La mayoría de los participantes se rindieron pero Lance empujó con todo su ser y dejó a los competidores atrás, volviéndose el campeón.

Esto es lo que comparte en su biografía:

En toda carrera hay un momento cuando el ciclista se enfrenta a su verdadero contrincante y se da cuenta de que es él mismo… en mis momentos más dolorosos sobre la bici, es cuando me vuelvo más curioso, y cada vez que sucede me pregunto

¿Cómo voy a responder?

¿Descubriré que tengo una gran debilidad o voy a encontrar mi mayor fortaleza?

Tu cuerpo está agotado y tu mente dice que no puede más. Sabes que debes continuar, pero al mismo tiempo te quieres rendir.

Este momento de verdad se conoce como la pared en el mundo de los deportes.

La decisión que tomas, es la que determina si te vuelves más fuerte o te quedas atorada en la mediocridad.

Vas a experimentar varias de estas proverbiales paredes con tu emprendimiento, cuando tendrás que decidir si vas a luchar para continuar y lograr tus metas o vas a inventar pretextos que justifiquen tu fracaso:

  • Ya me cansé
  • Lo intenté pero no funcionó
  • Es muy difícil, no puedo
  • Me falta tiempo
  • Necesito dinero
  • No sé cómo se hace

Todos nos cansamos, fracasamos, tenemos tiempo limitado, nos quedamos sin dinero y dudamos sobre cómo hacer las cosas…. Pero da igual, porque continuamos y eventualmente triunfamos.

Mi mentor Todd Brown, resume la actitud que debes tener como emprendedora de manera muy acertada:

Puedes tener pretextos o puedes tener éxito, pero no puedes tener los dos. Los más exitosos encuentran un camino a pesar de todo.

A continuación aprenderás cómo deshacerte de los pretextos.

Qué es la motivación

Entender qué es la motivación te ayudará a comprender por qué te desinflas como globo ponchado cada vez que quieres alcanzar una meta con tu negocio.

Según Wikipedia:

La palabra motivación deriva del latín motivus o motus, que significa ‘causa del movimiento’… puede definirse como el señalamiento o énfasis que se descubre en una persona hacia un determinado medio de satisfacer una necesidad, creando o aumentando con ello el impulso necesario para que ponga en obra ese medio o esa acción, o bien para que deje de hacerlo.

Otros autores definen la motivación como la raíz dinámica del comportamiento; es decir, los factores o determinantes internos que incitan a una acción.​

De este gran texto, podemos resumir que la motivación es un impulso, una causa de movimiento.

Más adelante, Wikipedia menciona otra cosa interesante:

La Motivación puede concebirse como un ciclo en el cual los pensamientos influyen en los comportamientos, los comportamientos llevan al desempeño, el desempeño impacta en los pensamientos y el ciclo empieza de nuevo.

Cada etapa del ciclo se compone de muchas dimensiones que incluyen estados, creencias, intenciones, esfuerzos, y retiradas, y todo ello puede afectar a la motivación que un individuo experimenta.

Hice un dibujo para que entiendas cómo funciona.

Ahora me voy a poner filosófica.

Tómate un minuto para pensar en los ciclos que experimentas día con día. El sol sale por la mañana y se guarda por la noche, las cuatro estaciones que tiene el año, los meses, el nacimiento y la muerte de los seres vivos.

Estos eventos empiezan, crecen, llegan a un clímax, desaceleran y terminan.

Si la motivación es un ciclo, también debe seguir un proceso similar. Eso significa que no es permanente.

Los consejos típicos dicen que el entusiasmo depende de ti, que basta con prender un incienso, repetir afirmaciones positivas y hacer yoga para mantener tu impulso despierto, pero la situación es un poco más profunda.

Un estudio por el USC Mind and Society Center comprobó que si la fecha límite para lograr un objetivo se extiende por más de 90 días, el nivel de procrastinación aumenta.

Todd Herman, un coach de negocios para compañías Fortune 500, sugiere renovar tus objetivos cada 90 días. Así, mantienes tu determinación a tope.

Estos ciclos de 90 días también se recomiendan para el tratamiento de adicciones, personas que están a dieta y atletas de alto rendimiento.

¡Oh revelación!

No eres completamente culpable por la apatía y la flojera que sientes al trabajar en tu negocio. Simplemente experimentas el fin de un ciclo, el cierre de un proceso natural.

Para seguir, lo único que debes hacer es refrescar tus metas y comenzar un ciclo nuevo cada 3 meses.

4 Pilares de la Motivación

Dentro del ciclo mayor de motivación que dura 90 días, hay ciclos más pequeños.

Piensa en un día cotidiano. Por la mañana tienes ganas de trabajar en varios proyectos, pero cuando llega la tarde, te sientes decaída.

Sólo quieres tirarte sobre el sillón a comer helado de vainilla mientras te pierdes viendo las fotos en Instagram de la prima de tu mejor amiga, que ahorita se encuentra de viaje por Malasia.

Ahora piensa en tu semana. El Lunes tienes flojera. Cuando llega el Miércoles te emocionas haciendo planes para el fin, el Jueves se te pasa rápido y el Viernes te sientes súper enérgica, pensando en la noche del Sábado.

En este sencillo ejemplo, acabamos de atravesar un torbellino de emociones que dependen en gran medida de las diferentes etapas de tu día o tu semana.

No puedes hacer que el Lunes se convierta en Miércoles, pero hay varios factores que puedes controlar y que te ayudarán a estar motivada, independientemente de lo que digan el reloj y el calendario.

Eres una criatura de hábito

Vivo en una ciudad donde las calles parecen montaña rusa (por tantas subidas y bajadas que hay).

Cuando aprendí a manejar tenía un auto estándar

¡Me daba pavor quedarme atorada en la luz roja de los semáforos!

El carro se iba para atrás o se apagaba antes de que lograra acelerar. Los otros conductores, tocaban el claxon desesperados y me gritaban cosas para que me moviera.

A mi también me hubiera gustado avanzar y dejar de obstaculizar el tráfico ¡Pero no podía!

Eso fue hace 10 años. Ahora puedo arrancar en subida sin ningún problema. De tanto repetir la maniobra, se ha vuelto instintiva.

Tu mente y tu cuerpo funcionan por hábitos y rutinas. Son pequeñas secuencias de acciones que se reproducen en automático.

A lo largo del día realizas cientos de hábitos sin darte cuenta, que poco a poco van dando forma a los resultados que experimentas en tu vida:

  • Te cepillas los dientes 3 veces al día, usas hilo dental y enjuague bucal – Probablemente tienes una linda dentadura y no sufres de caries.
  • Diario desayunas una dona de chocolate con café – apuesto a que tienes panza
  • Todas las noches antes de dormir lees dos páginas de un libro – eres una persona culta, con interesantes temas de conversación

Ya vimos que la motivación es un fenómeno volátil, no puedes confiar en ella cuando tienes un negocio por construir.

Si quieres mantenerte en acción, debes crear hábitos y rutinas que te ayuden a renovarla (como refrescar tus objetivos cada 90 días) y te impulsen a mantenerte en movimiento.

Los hábitos más importantes se dividen en 4 áreas:

  • Alimentación
  • Descaso
  • Actividad física / Ejercicio
  • Reconectar con “Tu gran por qué”

Piensa en estas áreas como si fueran pilares. Cuando una falla, tu motivación se derrumba.

Pilar #1: Tu alimentación

En México tenemos dos tipos de gasolina: Magna y Premium. Los mecánicos recomiendan la Premium, porque es de mayor calidad.

Cuando le pones Magna o peor aún, gasolina Patito a tu coche, no permites que el motor funcione a su máxima capacidad.

Tu cuerpo es como un auto. Puedes tener las mejores estrategias de productividad, planear, establecer objetivos, repetir mantras como desquiciada y pasar medio día visualizando, pero tus resultados dependen en gran medida del combustible que introduces a tu cuerpo.

No quiero entrar en un gran debate sobre alimentación pero te voy a compartir lo que me ha funcionado.

De todas las dietas que he probado, la vegana, con una gran cantidad de alimentos crudos me da energía y claridad mental.

Cuando por alguna razón como azúcar, harinas, café o me excedo en alimentos fritos y procesados me arrepiento. Una vez que el placer de comerlos se baja, me siento aletargada y sin energía.

No puedo decir qué es lo más adecuado para ti, pero pon atención a lo que comes y cómo te afecta.

En este artículo de Río Negro, encontrarás sugerencias sobre algunos alimentos que te ayudarán a sentirte activa durante todo el día.

Pilar #2: Descanso

El descanso incluye cuatro aspectos: sueño, pausas durante el día, vacaciones y tiempo offline.

Sueño

El año pasado empecé a llevar un diario de productividad. Tenía que anotar mis horas de sueño y observar cómo impactaban mi nivel de energía y mi enfoque.

Fue un ejercicio revelador.

Me di cuenta de que sólo dormía entre 5 y 6 horas. Lo peor es que ni siquiera tenía una buena justificación para ello. Por las noches tomaba el celular y me ponía a buscar cosas en Internet que me daban curiosidad.

Despertaba cansada. Salir de la cama por las mañanas era un martirio y el resto del día andaba hecha una Zombi total.

Dejé de usar el despertador por una semana y me di cuenta de que mi cuerpo necesita ¡9 horas para recuperarse!

Sentí como si una gran cortina de niebla se hubiera levantado de mi cabeza.

Noté es que los antojos por comer cosas dulces, la ansiedad y el estrés que típicamente sentía, prácticamente desaparecieron.

En el gimnasio podía hacer el doble de lagartijas.

Me mantenía enfocada y con ganas de trabajar durante todo el día. Daban las 7 de la noche y yo seguía con la pila al máximo.

Esto de dormir bien fue toda una revolución en mi vida.

Si necesitas más motivos para priorizar el sueño, Ceci Saia tiene un divertido video donde explica qué sucede cuando no duermes (tip de productividad: reproduce el video al doble de velocidad para verlo en la mitad del tiempo, usa el ícono de tuerca para encontrar la opción).

A partir de hoy, quiero que tomes medidas para darle al sueño la importancia que merece.

Pausas durante el día

Un señor Italiano inventó una técnica de productividad que se llama Pomodoro. Se trata de tomar 5 minutos de descanso por cada 25 de trabajo.

Los 5 minutos de pausa sirven para refrescar la cabeza. Esto ayuda a mejorar el enfoque, la concentración y las ganas de continuar trabajando.

La primera vez que lo escuché, mi yo súper productivo salió a relucir. Creí que esto de las pausas sería una gran pérdida de tiempo.

Aún así, había leído demasiado sobre las maravillas del tal Pomodoro y tenía que satisfacer mi curiosidad.

La probé y ME ENCANTÓ – al grado de que me fui a comprar un ridículo cronómetro de cocina en forma de gato para poderlo implementar.

oficina-productiva-en-casa-cronometro.jpg

La técnica coincide con lo que dice Runner’s World. Pasar muchas horas sentada es igual de dañino que fumar. Puede crear depresión, cáncer y enfermedades del corazón. Acaba con tu condición física y tu cerebro.

Afortunadamente, los efectos se pueden revertir levantándote de la silla por lo menos una vez cada hora y haciendo algún movimiento físico.

Como trabajo desde casa, aprovecho las pausas para lavar la ropa, ordenar el clóset o hacer ejercicios de resistencia con una liga.

Si trabajas en oficina, puedes probar con una de estas ideas:

  • Caminar (no importa que sólo des unos pasos, el punto es mover las piernas)
  • Estirarte
  • Levantar los hombros y girar el cuello
  • Hacer ejercicios de respiración.

Blogthinkbig tiene una guía que te ayudará a empezar con esto del Pomodoro. Prueba con diferentes combinaciones de tiempo y actividad para ver qué te funciona.

Vacaciones

Trabajé para una ONG Tailandesa por 4 años. Algo que aprendí de ellos es la importancia de tomar vacaciones.

Una vez al año, nos llevaban a una isla paradisiaca, nos alimentaban como reyes, nos ponían a meditar y hacer y nos daban masajes para que nos relajáramos. Eran 15 días de desconexión total, donde ni siquiera podíamos pensar en cuestiones de trabajo.

Mis amigas y yo (soy la de naranja) en retiro de “trabajo”

Al salir del retiro, mis compañeros y yo estábamos súper motivados para trabajar. Además teníamos la cabeza llena de nuevas ideas y proyectos para sacar adelante.

El año pasado renuncié a este empleo porque quería dedicarme a mi propio negocio. Tiendo a poner metas demasiado ambiciosas y quiero trabajar 24/7 para alcanzarlas. El único resultado es que termino agobiada y estresada.

¡Necesito unas vacaciones YA!

Muy Interesante explica que las vacaciones son importantes para mantener la motivación y la salud:

  • En un estudio que monitoreó a 12,000 hombres durante 9 años, los participantes que no tomaban vacaciones anuales eran 32% más propensos a morir de un ataque al corazón.
  • Los hombres que toman vacaciones cada año reducen su probabilidad de morir por cualquier causa en un 20%, y su riesgo de muerte por enfermedad cardíaca hasta en un 30%.
  • Las mujeres que toman vacaciones menos de una vez cada dos años tienen mayor probabilidad de sufrir una depresión.

En resúmen, falta de vacaciones = Depresión y mala salud.

Dudo que quieras trabajar en tu negocio cuando estés enferma y deprimida, así que saca el bronceador y vete a dar una vuelta por la playa.

Tiempo Offline

Hace muchos siglos, cuando salió el iPhone 3, no entendía por qué la gente estaba tan obsesionada con ellos.

¿Para qué necesitas un teléfono inteligente cuando puedes hacer lo mismo en una computadora?

Un día, mi amigo vio el cacharro que tenía de celular. Sintió pena por mi situación y me regaló un iPhone.

El maldito aparato se posesionó de mí. En cuanto llegó a mis manos, me puse a tomar fotos y a bajar aplicaciones. A partir de entonces, no hubo momento en que me despegara del celular.

Un día se le tronó la pantalla y no conocía ningún lugar donde lo pudieran arreglar. Pasé días horribles con mi precioso iPhone hecho una ruina. Por primera vez experimenté la angustia que da cuando estás desconectada del mundo.

Ese fue el principio del fin.

Cada vez que tenía un momento libre, compulsivamente revisaba Instagram y Facebook.

Después, la situación empeoró, al grado de ignorar mis objetivos y el trabajo que tenía, por estar pendejeando en Internet.

Llegó un punto en que mi vida literalmente sucedía a través de Facebook.

Era momento de cambiar.

Puse un límite a mi tiempo de trabajo (6 horas máximo), establecí un día sin conexión a la semana, y trato de no usar la computadora ni el teléfono después de las 7 pm.

Si crees que esto es muy difícil, estoy de acuerdo. ¡Lo es!

No creas que lo consigo a pulso de mi buena voluntad. Tuve que borrar Instagram, Facebook y Pinterest del teléfono. Además descargué una aplicación que se llama Offtime para bloquearlo a partir de las 7 pm.

En la computadora, uso Freedom. La instalas en tu explorador y programas horarios en los que puedes entrar a tus redes sociales.

Cuando intento usar Facebook antes de las 5 de la tarde, obtengo esta pantalla.

Lo que hace mi computadora cuando intento distraerme en Facebook.

Una persona promedio pasa 3 horas al día en las redes sociales. A eso, súmale las 6-8 horas que inviertes en tu trabajo y tu vida prácticamente sucede a través de un monitor.

Ahora combina los efectos de pasar mucho tiempo sentada + los efectos de estar todo el día mirando una pantalla + cero vacaciones.

El resultado es un gran desastre.

Acabas con tu condición física, jodes tu vista, haces de tu cerebro una bola de plastilina y te vuelves antisocial.

Cuando empecé con el tiempo sin conexión, experimenté una fuerte sensación de vacío. No sabía qué podía hacer si no tenía un celular o una computadora en las manos, pero poco a poco he ido recordando cómo era mi vida cuando estas cosas no existían.

Me gustaba leer, salir a correr, pasear a mi perro, llamar a mis amigas por teléfono y cocinar postres.

Estoy intentando regresar a ello.

Pilar #3: Ejercicio

TODOS, desde tu mamá hasta la señora que vende chicles en la tiendita de la esquina, estamos de acuerdo.

El ejercicio es bueno para ti y para tu motivación.

Al mover tu cuerpo liberas endorfinas. Las endorfinas son como una droga natural, que altera tu cerebro y te pone de buenas sin ninguno de los efectos secundarios.

Por eso, cada vez hay más gimnasios y personas sonrientes que los visitan.

Cuando te sientas desmotivada, abre Youtube y busca algunas rutinas de ejercicio. Puedes escogerlas en base a tu tiempo (hay rutinas de sólo 5 minutos), o en base al tipo de actividad que te gusta.

Aquí hay otras ideas para incorporar un poco de actividad a tu rutina diaria:

  • Haz estos movimientos cuando estés en la oficina para cuidar tu postura y liberar la tensión que se genera en la espalda cuando pasas muchas horas sentada.
  • Consigue un rodillo para tus pies y ponlo debajo del escritorio. Así los puedes mover mientras estás trabajando.
  • Juega con una pelota de esponja cuando vayas sentada en el camión
  • Da una pequeña caminata después de comer
  • Usa las escaleras en vez del elevador
  • Estaciona el carro más lejos de lo normal

Pilar #4: Un Gran Por Qué

En las películas de aventuras, siempre hay un héroe, una chica y un villano. El villano se roba a la chica y el héroe tiene que superar toda clase de obstáculos para rescatarla.

Si el villano no se robara a la chica, el héroe se quedaría en casa tirado sobre el sillón comiendo palomitas y viendo series de Netflix. Sería un mediocre más.

Un Gran Por Qué es cómo la chica de nuestra película, la razón por vas a superar cualquier obstáculo que se atraviese en tu camino.

Cuando inicié este blog, tenía una sola motivación: inspirar a muchas personas a que cambiaran su vida y tuvieran una visión más positiva. Mi idea era compartir reflexiones, guías y tutoriales que los ayudaran.

Soy muy visual, así que hice un collage para que no se me olvidara.

Mi Gran Por Qué se resume en inspirar a mujeres a lograr sus sueños.

Cuando pierdo la motivación, típicamente es porque me olvido del Gran Por Qué. Pongo demasiada importancia a lo que yo necesito (ex. Dinero para comprar ropa o irme de viaje), en vez de pensar sobre la misión de inspirar a los demás.

En esos momentos, me doy un tiempo para reconectar con la intención inicial. Saco mi collage, releo los comentarios y correos que recibo de mis lectoras o voy a mi perfil de Pinterest y guardo imágenes bonitas para compartir.

Pequeñas acciones como estas me ayudan a tomar perspectiva y me impulsan a continuar.

El Gran Por Qué se encuentra escondido en lo más profundo de tu ser. Es algo personal. A mí me gusta inspirar, pero puede que lo tuyo sea algo parecido a esto:

  • Quiero hacer un impacto positivo en la vida de los demás
  • Tener libertad para disponer de mi tiempo.
  • Dar una mejor calidad de vida a mi familia
  • Hacer algo por la ecología
  • Tener la oportunidad de viajar por el mundo

Ya conoces los cuatro pilares de la motivación.

Cuando te sientas decaída, revisa tus hábitos y rutinas. Es probable que uno de ellos esté hecho una piltrafa. Toma las medidas necesarias para fortalecerlo y verás como tu motivación se dispara hacia el cielo.

Ahora, tenemos que hablar sobre algo más: el estancamiento. Antes de continuar, descarga tu guía en PDF. Así la puedes imprimir y tomar notitas.

6 causas del estancamiento y cómo solucionarlas

Imagina que vas caminando por un sendero. Te sientes súper motivada para llegar al final.

De repente te topas con una pared. Si la pared es pequeña, la saltas y continúas como si nada.

Cuando la pared mide tres metros y parece no tener fin, te detienes y te sientas a llorar. Se ve tan grande e inquebrantable que no tienes ni la menor idea de cómo continuar.

Si no estuvieras en este camino, no tendrías paredes. Si no hubiera paredes, no te sentirías estancada.

Piensa en el emprendimiento, como si fuera el sendero de la historia. Los bloqueos y la sensación de estancamiento son inevitables.

Te vas a enfrentar con varias situaciones que harán trizas de tu motivación. Lo importante es que las sepas identificar para darles solución y poder continuar con tu camino.

A continuación, te comparto las 6 causas más comunes de estancamiento.

1. Miedo a lo desconocido

Llevo varios años pensando en que me gustaría certificarme para dar clases de Yoga. No lo he hecho por varias razones, pero una de las principales es que tengo miedo.

Siento que la certificación será muy pesada. Después me pongo a pensar en que preparar las clases tomará demasiado tiempo. Encima, me da pavor equivocarme con alguna instrucción y hacer que alguien se lastime.

Ayer que fui a mi clase de Pilates, el profesor llamó para avisar que tenía un problema y no podría llegar. Habíamos cuatro chicas en el salón. Alguien sugirió que yo diera la clase.

Acepté el reto (aunque me dio un poco de nervio), poniendo especial atención en que nadie saliera torcida de ahí.

Fue súper divertido.

Los miedos que tenía sobre la certificación de Yoga desaparecieron. Si pude armar algo totalmente improvisado, estoy segura de que puedo hacerlo mejor con un poco de preparación.

La mejor manera de acabar con el miedo a lo desconocido es tomar acción!!!

Esto no se trata de ponerte en situaciones estúpidas. Simplemente, piensa en un pequeño experimento que puedes hacer para comprobar si tus miedos son reales o no.

  • ¿Quieres abrir un blog pero te da miedo tener que lidiar con la tecnología? Busca un tutorial en Youtube e investiga cómo inaugurar tu primer sitio. Tal vez no es tan difícil como crees.
  • ¿Quieres hacer carteras de tela pero crees que nadie las va a comprar? Haz una e intenta venderla entre tus amigas.
  • ¿Quieres ser freelancer y dedicarte a diseñar logotipos? Platica con tu amiga que tiene un pequeño negocio y ofrécele tu servicio.

2. Falta de conocimiento

Si te pidiera que tuvieras una conversación conmigo en chino, ¿Podrías?

Por supuesto que no (a menos de que seas China o súper dotada para los idiomas).

Si en verdad quisieras intentarlo, tendrías que inscribirte a una clase, comprarte un libro y ponerte a estudiar.

Es obvio, cuando se trata de hablar en chino, pero no lo es tanto cuando hablamos de negocios.

Uno de los mayores obstáculos que mis clientas enfrentan es saber perfecto qué quieren, pero les falta algún tipo de conocimiento para poder conseguirlo.

Afortunadamente, esto es muy sencillo de solucionar.

Empieza por definir cuál es el conocimiento que te falta. Tal vez no sabes cómo escoger la idea para tu negocio, se te dificulta conseguir clientes, necesitas herramientas para la parte financiera o tu página de Facebook es un fracaso y nadie la visita.

Después, busca un libro, tutorial o experto que te ayude a solucionarlo.

En esta época de Google, no tienes ni un pretexto para permanecer atorada en la ignorancia.

3. Falta de habilidad

Cuando era niña, me regalaron una bicicleta. Mi mamá me llevaba al parque para que aprendiera cómo se usa. Me explicaba que debía mantener el equilibrio y poner el manubrio derecho.

No soy tonta, lo entendía, pero llevarlo a la práctica era una situación completamente distinta.

Cuando hagas una búsqueda de información, limitate a conseguir uno o dos recursos que te puedan servir y aplícalos.

No caigas en lo que llamo la maldición del buscador eterno – te la pasas leyendo tutorial tras tutorial, revisas todas las páginas que encuentras en Google y llenas tu bilbioteca de libros, pero no aplicas ninguno.

Estas son las cuatro habilidades básicas que toda emprendedora debería tener y que enseño en mi curso Haz lo que Amas:

Si te falta alguna de ellas (o todas), necesitas montarte a la bicicleta y empezar a practicar.

4. Falta de una estrategia

Imagina que estás parada en el último piso de un edificio. Desde ahí, puedes fácilmente hacerte una idea sobre las calles, avenidas, embotellamientos y monumentos importantes que hay en tu ciudad.

Ahora imagina que estás parada en una esquina de esa misma ciudad. No puedes ver más allá de unos metros.

Uno de los mayores errores que puedes cometer con tu negocio, es quedarte atorada en la esquina, en la perspectiva inmediata de lo que hay en frente.

Necesitas darte tiempo y espacio para montarte al edificio y trazar una ruta que te guíe estratégicamente hacia tus metas.

Hay 2 cosas que te ayudarán a ser más estratégica.

a) Meditación diaria

En el libro Tools of Titans, Tim Ferriss analiza los hábitos de millonarios, emprendedores, atletas de alto rendimiento y personas sumamente exitosas.

El 80% de ellos practica algún tipo de meditación.

No me sorprende. La meditación es el arte de apagar tu mente por un rato, para explorar lo que hay dentro de ti. Cuando lo haces, tu pensamiento se ordena. Tu intuición se despierta y puedes ver las cosas desde una perspectiva más amplia..

Además te ayuda a conectar con tus emociones. A identificarlas, para poder trabajar con ellas en vez de luchar en su contra. Ayuda a sincronizar todas las partes de ti: físico, mental, emocional y espiritual.

Meditando en el retiro de mi ex-trabajo. Literal estoy en medio de la nada.

b) Tiempo de perspectiva

Es muy fácil perderse en el agobio y el estrés del corre corre. Programa tiempos regulares para sentarte a pensar de manera estratégica sobre tu negocio.

No lo dejes para “cuando tengas un ratito” porque no va a suceder.

En este momento, saca tu calendario y aparta espacio para ello. Este es el mío.

Tiempo de estrategia y planeación: todos los días antes de comer.

Hago una reflexión al final del día donde anoto lo que salió bien y lo que salió mal. Después, uso esta información para planear las actividades del día siguiente.

Esto evita que arrastre los mismos errores día tras día. Hago el mismo ejercicio cada Viernes, cuando analizo lo que hice en esa semana, cada 15 días para pensar sobre mi quincena, cada fin de mes y cada ciclo de 90 días.

5. Tienes un patrón limitante

Mi mamá es educadora. Siempre dice que a un niño nunca le debes decir frases como “Ay qué tonto eres”, “Tú no puedes”, “Eres un travieso” o “Eres malo” porque estos comentarios hacen creer al niño que realmente merece la etiqueta que le diste.

En consecuencia, el niño se empieza a comportar de manera traviesa, mala o deja de utilizar su capacidad para ser “tonto”.

Si al mismo niño le dices, “eres inteligente” el niño se va a esforzar por hacer las cosas bien y por actuar como una persona inteligente.

De manera similar, tienes una voz en la cabeza que da forma a tu realidad. Está llena de opiniones:

  • “Puedo hacerlo” o “No puedo hacerlo”
  • “Me gusta” o “No me gusta”
  • “Soy buena en X” o “Soy mala en X”

En la psicología se conocen a estas opiniones como patrones limitantes.

Funciona así.

La voz de tu cabeza dice que eres una tonta, en consecuencia actúas como una tonta y te sientes tonta, pero no te das cuenta de que realmente no eres tonta. Simplemente has tenido experiencias que te llevaron a formar la opinión “Soy tonta”.

En cuanto cambias tu creencia “Soy tonta” por “Soy inteligente”, te empiezas a comportar como un genio.

El problema con estos patrones, es que los tienes tan arraigados que pasan desapercibidos. Para cambiarlos, necesitas identificarlos y después hacer un trabajo de reprogramación mental.

Víctor de Liderazgo Hoy lo explica muy bien y tiene algunas sugerencias que te ayudarán a deshacerte de los bloqueos.

Aquí tengo otros artículos que te pueden ayudar:

6. Tienes un entorno inadecuado

Tómate un momento para mirar a tu alrededor. Describe lo que observas. Trata de usar muchos adjetivos ¿Ya?

Esa descripción que me acabas de dar, realmente no describe al entorno. Te describe a ti misma.

Lo que eres, piensas y sientes es un agregado de todo lo que hay a tu alrededor. Piénsalo. Cuando estás en el campo tienes una actitud muy distinta a cuando estás en la playa o en la ciudad.

Si estás con tus amigos usas un lenguaje que prefieres omitir cuando estás con tus papás. El simple hecho de tener cerca a tu pareja produce ciertas emociones y sentimientos.

En 1981, un grupo de psicólogos tomó a 8 señores de 70 años y los hizo vivir durante cinco días en unos departamentos que simulaban el año 1959. Tenían televisores en blanco y negro donde podían ver los programas y las películas de entonces. Cada día recibían el periódico con fechas y noticias acordes a la época.

Los viejitos tenían que actuar como si realmente estuvieran en 1959 y tuvieran 20 años menos. Además, debían hablar sobre lo que pasaba en su vida en ese entonces, en tiempo presente.

Al terminar el estudio, los participantes habían rejuvenecido. Mostraban mayor destreza manual, se sentaban más erguidos y su salud mejoró. El estudio duró solo 5 días pero fue tiempo suficiente para que el entorno revirtiera los efectos de la edad.

Cuando hablo de entorno, me refiero a las personas, los objetos, las ideas, las normas sociales y creencias que te rodean.

Nadie les pone atención, pero juegan un papel determinante todo lo que haces o dejas de hacer.

No puedes librarte de su influencia, pero si puedes ser consciente de su efecto y tomar medidas para voltearlos a tu favor.

Recupera la motivación y avanza con tus metas

Ahora que has identificado las causas de tu estancamiento y sabes cómo solucionarlas, es hora de tomar acción. Vamos a ver cómo integrar todo lo que acabas de leer.

1. Reconecta con tu motivación inicial para emprender

En la primera sección hablamos sobre “Tu Gran Porqué”, ese faro de luz que sirve de inspiración y guía tu camino cuando la cosa se pone difícil. .

Si aún no lo tienes, date un momento para reflexionar y encontrar cuál es. Toma esta pregunta como punto inicial:

  • ¿Por qué decidiste que querías emprender?

Escribe todo lo que salga.

Después, haz un pequeño resumen con los puntos más importantes.

Si ya tienes un Gran Porqué, simplemente revísalo para ver si hay algo que te gustaría cambiar.

Una vez que lo tengas claro, lo puedes anotar en una tarjeta para traer siempre contigo o lo puedes representar en una imagen. Ponte creativa con ello, la idea es que siempre lo tengas a la mano.

Arriba te mostré un collage que hice para representar mi Gran Por Qué.

La verdad es que me emocioné e dos más.

2. Establece una visión

¿Dónde te gustaría estar dentro seis meses?

Escribe cómo son tu salud, tus relaciones, tu familia y tu desarrollo espiritual. Puedes incluir otras áreas que te sean relevantes como el lugar en el que vives o tu situación emocional.

Después escribe la pieza clave que juega tu negocio en todo esto.

Tal vez tu negocio te dará libertad de tiempo para hacer ejercicio de manera regular, lo cual contribuye a tu salud.

O puede que tu emprendimiento sea un proyecto familiar, te ayudará a estar más cerca de las personas que quieres.

Por otro lado, te permitirá desarrollarte de manera profesional.

Ten en cuenta que la visión puede cambiar, no es algo fijo, así que no te preocupes si no tienes todos los detalles. Más adelante los puedes agregar.

Este artículo te ayudará.

3. ¿En qué tipo de persona te necesitas convertir para alcanzar tu visión?

Imagina que hay una persona viviendo exactamente lo que describiste en el punto anterior. La llamaremos “Juana Ideal” (puedes sustituir el nombre de Juana por el tuyo, o bautizarla con uno que te guste más).

  • ¿Cómo es?
  • ¿Qué tipo de actitudes tiene?
  • ¿Qué piensa?
  • ¿Cómo es su mentalidad?
  • ¿Qué hábitos y rutinas practica diariamente?
  • ¿Cuáles son su valores?
  • ¿Qué habilidades tiene?
  • ¿Qué conocimientos tiene?
  • ¿Cómo es su entorno?

Si te cuesta pensar en las respuestas, busca información en internet o platica con una Juana de la vida real que ya está experimentando tu visión.

Tomemos este ejemplo:

Quieres vivir en una gran ciudad, tener un negocio de decoración, una familia y matrimonio estables, sentirte saludable, llena de energía y asistir a muchos eventos sociales.

Describes a Juana Ideal como una chica extrovertida, divertida, abierta a conocer nuevas personas, tiene el hábito de mantenerse en contacto con amigos y conocidos y busca maneras de expresar su creatividad.

Cuando llegas a la parte de la familia y el matrimonio estables, te atoras. Tus padres son divorciados y realmente no sabes cuáles son las actitudes o los hábitos que Juana necesita.

Platicas con tus tíos que llevan 30 años de casados. Una de las rutinas que tienen es tomar un café juntos por las mañanas y planear juntos sus actividades del día.

Obviamente, Juana Ideal hace de este café con su pareja un ritual sagrado.

Otra área gris es la cuestión de la salud. En teoría sabes que hay que comer más sano y hacer ejercicio. Haz hecho algunos intentos, pero realmente no logras ser constante.

Llamas a tu amiga que se la pasa en el gym. Te cuenta que uno de sus valores es la salud, de hecho es su prioridad. Se levanta temprano y hace ejercicio durante una hora, antes de ir a trabajar, para evitar que algún imprevisto se le presente. Juana Ideal, hace lo mismo.

Continúa haciendo lo mismo para cada punto que hayas puesto en la visión. No escatimes, es muy importante que tengas esto bien claro.

Si tuvieras los pensamientos, comportamientos, actitudes, valores y entorno de Juana Ideal, también tendrías su vida.

Una vez que tienes todo escrito, lo único que necesitas hacer, es empezar a pulirte.

Tranquila, que no es para mañana. Tienes 6 meses para conseguirlo así que respira profundo y avanza al siguiente punto.

4. Da el primer paso

Revisemos lo que llevas hasta el momento:

  • Combustible para luchar por tus sueños, en la forma de Un Gran Porqué
  • Una visión que te inspira y te muestra hacia dónde vas
  • Una Juana Ideal que envidias con todo tu ser

Toma una hoja y dibuja una raya en el centro.

En el lado izquierdo, anota los hábitos, rutinas, pensamientos, actitudes, conocimientos, habilidades y entorno que tienes y que coinciden con los de Juana Ideal. Del lado derecho anota lo que no encaja con ella.

Escoge un punto que hayas anotado del lado derecho y subráyalo con un marcador fosforescente.

Empieza por el más fácil de implementar o el más urgente.

Establece un avance que te gustaría tener dentro de los próximos 90 días y haz un plan para conseguirlo.

¡Ojo! No dije tres, ni cinco, ni dos – dije UN solo punto

Estoy segura de que has escuchado la canción esa que dice

“Pasito a pasito, suave suavecito, des-pa-ci-tooo.”

Cambiar uno de estos aspectos va a requerir todo tu esfuerzo, así que vas a hacer lo que dice la canción. Avanzarás poco a poquito con tu primer elemento. Cada vez que te desmotives, revisa tu visión y tu gran por qué para continuar avanzando.

Al final de los 90 días, revisa tu progreso. Puedes establecer un nuevo avance o si lograste el cambio que buscabas, escoge un segundo elemento y trabaja en él durante 90 días.

Repite el ejercicio de reconectar con tu Gran Por Qué y establecer una nueva visión cada seis meses.

Poco a poco te vas a convertir en la Juana de tus sueños y tendrás el negocio y la vida que tanto anhelas.

Vas a tener obstáculos, eso te lo puedo garantizar, pero en este momento debes tomar una importante decisión.

No permitirás que nada te detenga.

Piensa en tu negocio como si fuera un hijo. No lo vas a abandonar sólo porque un día se porta mal y te saca de quicio.

Tienes que darle amor y aprender a lidiar con él.

¿Ahora qué sigue?

Si disfrutaste esta guía, me puedes ayudar compartiéndola con tus amigos en Facebook, Twitter y Pinterest.

No te olvides de descargar tu guía en PDF para poderla imprimir y revisar cuántas veces sea necesario. Utilizo un formato de «Paga lo que quieras», eso significa que la puedes obtener por $0, $3.97 o $678, me da igual, siempre y cuando la disfrutes =).

 

About the Author

Estás aquí para hacer una diferencia. Yo sólo me aseguro de que eso suceda. Juntas vamos a crear tu negocio y tu vida de libertad, donde propósito, dinero y felicidad existen en abundancia.

  • Laura dice:

    Hola Ilse, quería darte las gracias porque me has sido de gran ayuda y motivación pues para emprender en lo que deseo, te sigo dese hace ya 1 años y eres lo máximo, cada vez que estoy desanimada o sin ánimos para seguir, te leo y las emociones se ponen a tope otra vez. Gracias por todo nuevamente.

    • ilse_marel dice:

      De nada =). Me alegra verte por aquí.

  • Elsy dice:

    Ilse, Me encanta tu blog! tu manera directa y asertiva de escribir trasmite de manera sencilla verdades muy importantes para todas las mujeres que buscamos emprender, ahora se lo que tengo que hacer para recuperar mi motivación.

    • ilse_marel dice:

      Me alegra que te guste =)

  • Alma dice:

    Hola, quería darte las gracias por tan FANTÁSTICO post. Voy a ponerlo en práctica desde ya. Y me descargaré la guía que soy de esas personas que les gusta el papel.
    Te sigo y siempre aprendo.
    Un saludo.

    Alma

  • Eli ideal dice:

    Me ha encantado, muchísimas gracias. Lo pondré en practica Ya mismo. Luego te contaré si me ha resultado. Estoy segura que sí, he recobrado mi motivación. Manos a la obra!!!

    • ilse_marel dice:

      Yeah! Espero que pronto vengas a contarme sobre todas las cosas increíbles que hiciste. Un abrazo.

  • >